3 responses to “[Viernes 5 Oct.] Apoyo a los compas detenidxs”

  1. EEEE

    Parada de metro colon!

  2. aaa

    hay otras dos convocatorias! el 11 y el día 13 a las 11:00! ponerlo!

  3. Enrique Francisco

    Saludos.

    En la campaña de Insumisión al Servicio Militar de hace unos cuantos años se utilizaron tres tácticas antirrepresivas que tuvieron un efecto inesperado para el mismo Movimiento de Objeción, no sólo minimizando los efectos directos de la represión (que fué muy elevada) sino que devolvió la iniciativa al movimiento, volviendo la violencia estatal contra sus promotores (gobiernos del PSOE y PP, policías, militares y jueces). Pueden ser útiles en las actuales circunstancias y en las que se avecinan. A saber:

    -AUTOINCULPACIONES con las represaliadas:
    Consiste en promover, bien con una carta colectiva o de forma individual, redactada en una mezcla de reflexión política y argumentos legales, que muchas personas se reconozcan coautoras de lo mismo que la persona acusada y encausada. Es una acción que busca extender tanto la represión que la haga inaplicable (por tanto es un acto de gran implicación personal). En la campaña antimilitarista al principio acusaron a numerosas personas autoinculpadas aunque con el tiempo la fiscalía dio orden de que no se las enjuiciara; sin embargo siguió teniendo un efecto de difusión muy poderosa al demostrar de forma clara el amplio apoyo social que tenía la Insumisión.

    -ASOCIACION DE MADRES Y PADRES:
    Por la fuerza y la razón que sacan estos familiares para proteger a los suyos lo que empezó como una agrupación de autoapoyo pronto se convirtió en uno de los pilares más importantes para contrarrestar la difamación de los poderes contra el movimiento antimilitarista y de apoyo colectivo a los perseguidos y encarcelados.

    -Y la reina de la corona LOS GRUPOS DE APOYO:
    Se buscó reunir alrededor del represaliado un mínimo de 4 personas de su entorno inmediato y afectivo (amigos, familiares, compañeras del trabajo, otros miembros del club deportivo, copaseantes de los perros, cotertulianos del bar…) QUE NO ESTUVIERAN IMPLICADOS EN EL MOVIMIENTO aunque coordinándose con él por eficiencia, y con un único objetivo: seguimiento y apoyo personalizado y continuado de cada perseguido. Estos grupos individualizados además de dar cobertura afectiva y una inestimable compañía al insumiso en los momentos duros, sirvieron de plataforma de defensa contra la represión, sin restar fuerza al Movimiento que podía centrarse en la reivindicación y lucha globales, llegando en muchísimos casos a superar la capacidad de acción y respuesta de los propios grupos antimilitaristas locales. Capaces de conseguir dinero para las multas, llevar ropa y demás a las visitas carcelarias, mantener puestos permanentes frente a las comisarías y cuarteles donde detenían al personal, y un sin fín de pequeñas y grandes acciones que no se hubieran podido realizar sin estas miniasambleas (en casos no tan mini) de gente que no estaba por una cuestión ideológica sino afectiva: el cariño hacia la persona agredida.

    Considero que estas tres tácticas son extrapolables al Movimiento 15M y al resto de Movimientos Sociales para enfrentarse de forma eficiente a la represión del Poder, y conseguir darle la vuelta a la tortilla, haciendo de cada intento de castigo a las activistas una oportunidad de extender la presión y la lucha contra los promotores y ejecutores del injusto “orden” que tratan de imponernos.

    Un abrazo y sin miedo. Enrique Francisco.

Leave a Reply

*